Inicio20Jul

Control, Manejo y Reducción de Ansiedad

LEER MÁS
Blog / Noticias
21 de Junio de 2019

Protegernos del Estrés

< Volver al Blog

 

El estrés nos impacta en nuestra mente y en nuestro cuerpo. Nos ponemos en un estado de alerta donde la adrenalina fluye y sentimos la necesidad de protegernos de alguna manera.

 

La sensación no es agradable, porque la adrenalina aumenta el ritmo cardíaco, la respiración, nos tensamos y cambia hasta nuestro flujo sanguíneo. Todo muy útil cuando es necesario enfrentar una situación de riesgo, de vida, de supervivencia. Pero cuando se trata de pensamientos que estoy teniendo en mi mente, anticipaciones, recordando errores, allí se vuelve contraproducente.

 

Nuestra mente se enrolla en madejas de las que nos quedamos entreverados, a veces durante un rato, a veces por días. Nos sentimos ansiosos, nos cuesta concentrarnos, o nos sentimos molestos, impulsivos o hasta agresivos. Si seguimos así, seguramente nos afecte dormir bien, digerir bien lo que comemos, tener paciencia con los demás y con nosotros mismos. Nos volvemos poco tolerantes.

Cómo podemos salir de ese ciclo que parece atraparnos?

Mindfulness, un recurso efectivo para lidiar con el estrés. Abundante investigación demuestra que la práctica de Mindfulness cambia la estructura y las funciones del cerebro asociadas al control emocional ayudando a autorregular nuestra atención y emociones.

 

1.    Prestar atención nos protege:

 

Atender el momento presente, no dejarnos arrastrar por las ideas, pensamientos o sensaciones. Quizás estamos esperando una respuesta importante, pendientes del mail, del celular. Nos empezamos a preocupar por la demora. Pensamos muchas cosas, probablemente muchas opciones negativas, ¿porqué no está saliendo como queremos?.

¿Cómo sería nuestra reacción si elegimos prestar atención a lo que está sucediendo en ese momento en lugar de a nuestra preocupación?

Podes notar tus impulsos, de querer que el mensaje llegue, de querer enviar otro, tu sensación de malestar. Darte cuenta lo que notas en tu cuerpo, en tu mente, esto te protege de no subir la escalada a la ansiedad. Podes enfocarte en lo que estás haciendo y con intensión. Practicar atención plena a la experiencia presente es un hábito saludable a instalar, pero como todo hábito, requiere de práctica diaria.

 

2.    Abrirnos a la experiencia, nos alivia:

 

Una actitud curiosa, de explorador, nos ayuda a observar con nueva mirada algo que creemos conocer completamente y siempre podemos aprender algo nuevo de ello.  También nos ayuda a salir de las preocupaciones, de nuestra madeja pensante que es la generadora de la ansiedad. En el caso anterior, podrías tener una actitud curiosa al no recibir respuesta de tu mensaje, porque en realidad pueden haber muchas razones y mejor no caer en supuestos negativos. Ayudarte a tolerar las situaciones difíciles de la mejor manera.

 

3.    Una perspectiva nueva:

 

Intención, atención y actitud serían los cimientos de la práctica de este hábito, lograr cambiar nuestra forma de percibir.

Aprender a estar con los pensamientos, emociones y sensaciones corporales tal cual van apareciendo, sin que nos controlen. No soy mis pensamientos, no soy mi preocupación. Ver la situación tal cual es, nos libera de caer en las trampas que nos generan estrés.

Categoría: Estrés